Recomendaciones para padres y apoderados en apoyo al proceso de aprendizaje desde el hogar (COVID-19)

La educación debe entregar oportunidades significativas para que todos y todas desarrollen aprendizajes para una formación integral, lo que implica reconocer que en conjunto el establecimiento escolar y los padres deben gestionar la responsabilidad y el tiempo.

La responsabilidad es entendida como el cumplimiento de las obligaciones y tener consciencia de que el no cumplimiento de éstas, trae consigo repercusiones o consecuencias que deben ser, en primer lugar, asumidas y luego, afrontadas para la solución de la falta. Ser responsable y cumplir con los compromisos asumidos promueve el desarrollo de la confianza de aquellos con quienes se interactúa.

Sabemos además que la responsabilidad está ligada a los intereses personales, a la motivación, al cumplimiento de los aprendizajes y a la autoestima.

Si los aprendizajes académicos no son una temática de interés para los estudiantes, bajo estas circunstancias de Covid-19, es responsabilidad de los padres y apoderados dialogar con sus hijos, para poder reforzar el valor de la responsabilidad. Para ello, como figuras relevantes y significativas en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes, debemos adoptar un rol activo, para acompañarlos en este proceso, dando cumplimiento a las actividades de aprendizaje, apoyándolos y monitoreándolos desde el hogar.

¿Cómo asegurar que cada niño, niña y joven tenga acceso a experiencias significativas de aprendizaje en tiempos de pandemia desde el hogar?

Departamento de Orientación y Psicología