Modelo de formación, articulación e implementación: La Educación Ciudadana desde el aula

Desde el año 2019 la COEMCO tiene publicado su Modelo de Formación Ciudadana, el que reúne  conceptos, principios y valores que buscan un desarrollo integral de los estudiantes como seres sociales que llegarán a ejercer una ciudadanía de manera responsable, activa e informada entre otros.

Este Modelo de Formación Ciudadana, se ha implementado de manera articulada en todos sus niveles desde 1° año básico, siendo incorporado de manera directa por el Departamento de Historia desde 5° año básico en adelante, principalmente en los ejes del currículum nacional que refieren a la formación ciudadana, alineando actitudes y valores con los objetivos de aprendizaje, desplegando estrategias que tributan al desarrollo de las habilidades del siglo XXI.

En los niveles de Tercer y Cuarto año medio, el énfasis se encuentra en el desafío que ha colocadola pandemia del Covid-19, respecto a la implementación de las nuevas bases curriculares en estos niveles, que consideran la nueva y obligatoria asignatura de Educación Ciudadana desde el año 2020. En este contexto, el foco se ha colocado en desarrollar competencias a partir de contenidos, habilidades y actitudes que logren formar a los ciudadanos del mañana con un perfil de egreso propio y característico COEMCO, en un escenario actual donde el diálogo, el respeto a la democracia  y la necesidad de una participación ciudadana activa, se han tomado el debate nacional y donde debemos ser los docentes los encargados de entregar de manera objetiva, profesional y consciente, las herramientas con las cuales nuestros estudiantes se podrán desenvolver como seres sociales, políticos, ciudadanos.

La percepción de los estudiantes de Cuarto año Medio sobre esta nueva asignatura ha sido entendida como algo positivo, necesario, esencial y obligatorio, por lo que su participación, compromiso y responsabilidad han dejado en evidencia la seriedad con la cual se han tomado su formación en educación de la ciudadanía. Entre las opiniones de los estudiantes de este nivel, destaca Cósima Nickelsen, quien señala: “lo que se busca no es sólo aprender contenidos, sino instar a aprender sobre la educación ciudadana por cuenta propia”. De igual manera, Montserrat Serra señala que:“El norte de la Educación Ciudadana en el modelo escolar me genera un beneficio muy grande, ya que entrega la capacidad de acceder al conocimiento y tener una comprensión política mayor, lo que se puede ver reflejado en el futuro, con un aumento en la participación ciudadana mayor y más informada”. Finalmente, Martina Vergara señala que, “La Educación Ciudadana me ha aportado más allá de la sala de clases, dado que cada día nos sometemos a procesos políticos, pudiendo comprender y ejercer conceptos ligados a la educación cívica, contribuyendo a un mejor actuar y disminuyendo los límites de la ignorancia. De alguna manera, espero que la importancia de esta asignatura se evidencie en  el aumento de la participación ciudadana en distintas áreas de la sociedad, debido al incremento de acceso a la información, concientizándose y siendo impulsados a intervenir cada vez más como ciudadanos”.

En definitiva, este contexto de pandemia no ha impedido realizar un trabajo metódico, sistemático y articulado entre el modelo de formación ciudadana COEMCO, el plan de formación ciudadana presente en los planes y programas como eje de la asignatura de historia, y en una aplicación eficaz y eficiente de las nuevas bases curriculares implementadas con el programa de Educación Ciudadana para Tercer y Cuarto año medio.

 Profesor Marcelo Moris Muñoz

Jefe Departamento de Historia